Sunday, April 5, 2009

Un metro bajo tierra

Los perros se entierran un metro bajo tierra, porque tres es solo para los humanos. Ellos tienen derecho a morir con dignidad, cuando sufren mucho les dan un pinchazo y listo… se duermen para nunca más volver a abrir los ojos. Dejan de tener cara de idiotas y ya no corren de un lado a otro babeando y jadeando con la lengua afuera, solo se tiran y si tienen suerte alguien hace un hueco de un metro para echarles tierra.


Se les tira menos profundo que a los humanos, porque nadie cree que puedan salir. No tienen tantos méritos, durante su vida se pasan ladrando, preocupados por los insectos que sobrevuelan en sus ojos. Se echan en el piso sin que a nadie les importe y no se levantan hasta les dé la gana ¡Qué vida para que durara! Decía mi madre pero no sabía que a veces no dura. Te levantas un domingo cualquiera y el perro está cabizbajo y empieza a renquear. No le das importancia porque solo está deprimido, pero el lunes lo llevas al veterinario y el jueves tu hermano lo entierra porque la U te quita el tiempo para acompañarlo mientras lo pinchan.


Entonces solo queda esperar que el día termine para llegar a tu casa a ver dónde está el perro. Un metro bajo tierra.

David Ching

2009

1 comment:

Ana I said...

Que descanse en paz Tequila.